Cómo escoger alimentos orgánicos



Antes de que un producto pueda ser vendido con el etiquetado de “orgánico” debe haber cumplido ciertos requisitos sanitarios establecidos por la UE que lo convierten en tal.

En el caso de las frutas, las verduras y los cereales, deben cultivarse en granjas que durante un periodo de dos años no han empleado fertilizantes artificiales, pesticidas, herbicidas o fungicidas. Con las carnes, bien sean blancas o rojas, y los productos derivados de los animales (leche, huevos, etc.), no se han podido emplear hormonas de crecimiento ni antibióticos; así mismo el ganado ha tenido que ser alimentado con productos orgánicos y debe haber sido criado en exteriores (lamentablemente no es el caso de la mayoría de lo que encontraremos en el supermercado).

Tenemos que tener en cuenta que los productos orgánicos no llevan aditivos como los conservantes, por lo que a la hora de adquirirlos hay que procurar recurrir a los más frescos; de otra manera la calidad puede verse mermada.

Para aseguraros la frescura y calidad de los productos orgánicos debéis seguir los siguientes pasos:

– En el caso de las frutas y verduras hay que evitar aquellas que lleven desperfectos o indicios de que un insecto haya podido hacer de las suyas. Éste tipo de frescos son vulnerables a haber sufrido degradaciones en la calidad.

– Cuando sea posible seleccionad los productos cultivados/procesados lo más cerca posible. No solo colaboraréis así con la economía local, sino que además estaréis favoreciendo el comercio de un producto que ha contaminado menos en su transporte. Y si es en comercios pequeños mejor que mejor (por lo primero).

–  Preguntad por el día de reposición. Cuanto más reciente sea el producto mejor. Además de que evitareis que la comida haya pasado por procesos de refrigeración adicionales. (Propio de los supermercados).

– Echad un vistazo al etiquetado; que sea orgánico no significa que sea saludable. Como ejemplo os pongo el aceite de coco, producto que perfectamente puede ser orgánico, pero que está hasta las cejas de grasas saturadas.

Variedad de conceptos. No es lo mismo un producto “orgánico” que uno “natural”, cuidado. Los productos orgánicos pueden llevar las siguientes clasificaciones: “100% orgánico”, donde todos sus ingredientes o procesado son orgánicos; “orgánico”, donde al menos el 95% de los ingredientes son orgánicos; “Hecho con ingredientes orgánicos”.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This